miércoles, 19 de mayo de 2010

La marcha nacional de los pueblos originarios

No es casual que la marcha de los pueblos originarios se haga antes del 25 de mayo, no tendremos derecho al festejo del Bicentenario de la Patria mientras haya un solo excluído. Esta vez se trata de cientos, miles de hermanos que sistemáticamente desde hace más de 500 años son excluídos, y que tampoco desde hace 200 años y hasta la fecha fueron respetados.

Despojados de sus territorios, de su cultura, de su lengua, de su religión, aislados y sometidos, hoy recobran su voz, ellos que por miles de años, generación tras generación no quisieron morir, no quisieron desaparecer, porque algo nos querían trasmitir, algo nos querían enseñar.

La sociedad los mirará como seres extraños, exóticos quizás, son ellos los hijos de la tierra, del sol, los hermanos de los ríos, de las montañas, de los árboles que nos quieren señalar en este bicentenario que nunca seremos un pueblo digno si no aprendemos a vivir en la diversidad, que el otro diferente es necesario para hacer el nosotros, que la justicia se construye devolviendo a cada uno lo que le corresponde, y ellos sólo piden que les devuelvan sus territorios, que los dejen vivir juntos y en comunión con sus dioses, el derecho a hablar su propio idioma y a trasmitirlo a sus hijos y a sus nietos.

Hoy más que nunca debemos escuchar los clamores de los hijos de la tierra, y de la tierra misma, herida, saqueada, envenenada, avasallada, ¿No será que tenemos miedo de mirarlos a los ojos y descubrirnos lejos de la tierra, lejos de la hermandad, de la solidaridad, de la humanidad? Son ellos , los que marchan con sus tonos multicolores, con la música, la danza, los hijos del arco iris … tanto color invade el mustio color del individualismo y el egoísmo que nos rodea a los que vivimos en las ciudades. Lo que nadie imagina es que ellos son los guías , los que están marcando el camino de retorno hacia la naturaleza, hacia la no depredación, la no destrucción, hacia el comunitarismo, único camino para que podamos sobrevivir como especie, ya que nos queda poco tiempo y pocas alternativas como para que ignoremos el llamado, ya que todos tenemos en nuestras venas todas las culturas de la tierra , en nuestros genes y memoria que fuimos uno , siendo diferentes, y que también somos uno con la madre tierra.

Jallalla Hermanos… Jallalla!!! Yacerupay !!, ojalá que para la semana de Mayo hayamos aprendido un poco de Ustedes y también puedan obtener lo que merecen para que juntos en verdad seamos un pueblo libre de las cadenas que aunque sean diferentes, nos tiene a todos esclavizados !!!

Ver texto completo en PDF

¿Te gustó?

1 comentarios:

Publicar un comentario