sábado, 1 de octubre de 2011

El milagro de las madres


Allá en las alturas y en lugares que pocos conocen, en el corazón de los valles calchaquíes, entre el cielo, las montañas y el intenso sol, brillan a lo lejos los calefones solares, los mismos que se exibieron en tecnópolis. Las familias rurales   pueden hoy por una iniciativa conjunta del INENCO, del INTA Seclantás y el premio galardón de las Madres de Plaza de Mayo, contar con ese vital recurso, ya que en esas zonas de intenso frío en las noches  y de todo el  invierno no es un elemento de lujo sino algo de extrema necesidad. Disminuirán seguramente los resfríos, los rostros rasgados y quemados por el frío y el impacto de las artritis y los niños se podrán bañar un poco más contentos para ir a la escuela.



El pañuelo de las madres que todo lo que recorre, toca, transforma, está transformando la dura realidad de los pequeños productores de este rincón de Salta, se lo puede percibir en la mirada, la sonrisa, y el andar digno de la gente, también en el relato de Diego, técnico del Prohuerta. Ese pañuelo que ha recorrido plazas, marchas, luchas, países denunciando la injusticia  la mentira y develando el odio, hoy recorre recónditos lugares para llevar un poco de buen vivir, de equidad social y alegría a nuestra gente.

Las madres no se ganaron el cariño y el reconocimiento solo  por su intensa e incesante lucha por la verdad ,  la justicia y la aparición con vida  de sus seres queridos y de los miles de desaparecidos en nuestro país a través de  la lucha mantenida por más de 30 años, sino también  por todo lo que pudieron construír más allá del dolor, de las persecuciones y las amenazas, las pequeñas grandes cosas que hacen en forma silenciosa son las que hacen que ellas se conviertan también en Nuestras madres.

El proyecto que se está implementando en tres comunidades  consta de 65 calefones solares domiciliarios.

Lic. Alcira Figueroa
Coordinadora Provincial
ProHuerta Salta

¿Te gustó?

0 comentarios:

Publicar un comentario