lunes, 8 de junio de 2015

Chicos se recuperan de las adicciones a través del arte

Más de 40 jóvenes forman parte del programa Sembrando Vida. Pintaron e inauguraron un mural en barrio 200 Años.

En el marco del programa Sembrando Vida, un grupo de jóvenes de varios puntos de la ciudad de San Ramón de la Nueva Orán, con diversos problemas de adicciones, pintaron e inauguraron un destacado mural en el barrio 200 Años.
El mural se titula "Derecho a la libre expresión", se pintó en una de las paredes del centro de salud del barrio.
El mensaje que se expresa es el anhelo de los chicos de tener una vida mejor, a pesar de los contextos adversos en los que les toca vivir.
Son más de 40 los chicos que formaron parte de esta novedosa iniciativa y que buscan recuperarse de sus adicciones a través del trabajo comunitario y del arte.
El proyecto
El artista Juan Pablo Zarra y la licenciada Daniela Bichara son quienes llevado adelante el proyecto.
Sembrando Vida se creó para asistir de manera integral a jóvenes marginados que sufren el flagelo de la droga.
Las actividades previstas en el marco de esta iniciativa están avaladas por Salud Mental de la Provincia.
Para lograr un mayor alcance y efectividad, se capacitó a los distintos agentes sanitarios que se desempeñan en el barrio, por ser ellos el primer nexo con los chicos en estado de vulnerabilidad social.
"Construimos el mural con el grupo de chicos que fuimos rescatando de las esquinas, formamos la idea, nos juntamos y empezamos a ver qué mensaje queríamos transmitir a la ciudad", dijo Zarra.
Garra y muchas ganas
El proceso de producción del mural sirvió para compartir, enseñar, aprender, construir y está basado en dos temáticas, una sobre los trabajadores del barrio (bagayero, albañil, changarín) y la otra un equipo de fútbol, el escudo y una murga.
"Fue increíble ver las ganas con la que trabajaron. Cuando estaban pintando, estaban absortos en lo que hacían, ajenos a su terrible realidad", describió Juan Pablo
Esta primera etapa fue un éxito. A través del arte, Máximo, Adrián, Marcelo, Gustavo, Seba, Facu, Nido, Adán, Santy, Mañu, Pey, Jorge, Miguel, Ezequiel, Emanuel, Leo y Sergio, entre muchos otros, lograron sacar lo mejor de sí, descubrieron que son capaces de crear cosas nuevas, de ayudarse y ayudar al otro.
Todos estaban muy contentos por lo que habían logrado, tanto que ya se están preparando para llevar esta iniciativa al barrio Taranto.
A partir de esta semana tanto los jóvenes como los operadores y profesionales estarán trabajando en huertas de plantas medicinales, capacitados por el INTA.
 
Fuente: El Tribuno

¿Te gustó?

0 comentarios:

Publicar un comentario